Esther Díaz

ESTHER DÍAZ

Doctora en filosofía

Principal

Libros

Trayectoria académica

Capítulos de libros

Publicaciones

Medios masivos

DÉJAME VOLAR
Suplemento “La
12”, Página 12, 13-02-09 

No por mucho repetirse es posible convencerse de que no existe el amor eterno: hacia su ideal nos dirigimos cual burro tras la zanahoria. Y lo mejor es que éste aparece cual relámpago para confirmar tanto su inexistencia como su dulce promesa. A propósito de la fiesta pagana –y foránea, sí- de San Valentín, la filósofa Esther Díaz aborda esa locura llamada amor. 

Entrevista a Esther Díaz realizada por Mariana Mansilla
Son intríngulis ideales para repasar mientras se ataca esa caja de bombones que nadie nos regalará mañana, por San Valentín, a pesar del esfuerzo comercial para lograr que el amor romántico y su demostración en bienes que se intercambian por dinero triunfe. En el fondo, ¿todas y todos buscamos el amor eterno? ¿Por qué los amores perros son apasionadamente inolvidables? ¿Cómo se relacionan con el tema las chicas más jóvenes? ¿Las minorías sexuales están peleando una revolución? Touch and go, ¿y después? ¿Qué tienen en común el amor y la locura?

 

¿San Valentín transcurre en las camas y en los cuerpos tanto como en las tandas publicitarias de los medios y en las billeteras?

Comienza en las tandas publicitarias y en las billeteras (la moda surgió en EE.UU.), y se consuma -con suerte- en los cuerpos y las camas.

 

Si fuera presidenta y pudiera implementar un plan canje, trocaría a San Valentín (referente religioso del amor romántico) por Cupido (referente de la mitología griega, de la pasión)?

No intervendría porque me parecería demasiado liviano como para que de él se ocupara una jefa de Estado, además cada época elige sus mitos, y como en este caso están al servicio de las ventas, creo que son aproximadamente equivalentes. De todos modos, si hay gente que disfruta con una celebración impuesta por el marketin, qué disfruten: ¡el enamoramiento es demasiado breve como para hacerle peder tiempo con prohibiciones!

 

Usted menciona que vivimos en tiempos de "inflación de la sexualidad". ¿Es necesario modificar ese índice?

No se podría modificar fácilmente porque no son decisiones individuales sino dispositivos sociales. En la modernidad, los burgueses recién llegados al poder se autoimpusieron un control sobre sus deseos para demostrar que si bien no eran de sangre noble, eran de costumbres "sanas". Luego impusieron restricciones en los deseos de la población, para asegurarse mano de obra dócil y sumisa. Se prohibía hablar de sexo y se lo controlaba. ¡Eso produjo más deseo! En nuestra época se desató un aluvión de expresiones sexuales. Cuando las ventas dependen de la cantidad de desnudos que se muestren estamos en épocas de inflación sexual. Pero desearía que la sexualidad recuperara esa especie de sacralidad del orden del secreto, de lo compartido sin cámaras ni exhibicionismo. Aunque con la práctica de "petes al paso" y de sexo para publicar en Internet la inflación nos está llevando a la muerte de la sexualidad, quizás porque lo que se consuma se consume.

 

También menciona una "ética del amor" capitalista.  ¿Otro amor es posible? ¿El legitimado "touch and go" , el "amor líquido" (y ya que usted lo dijo primero, de “petes al paso”), ¿son unan expresión de la forma contemporánea del amor?

El amor capitalista se maneja con la dialéctica del "costo-beneficio" pero convive con el amor tradicional. Los poderes se esmeran para que creamos que el amor es eterno (eso nos torna manejables y previsibles), aunque produce mucho sufrimiento ante la triste realidad del fracaso. En la práctica, el "toco y me voy" o el amor desenchufado (líquido) es una forma de amor contemporáneo, y es muy saludable si las partes están de acuerdo, pero muy frustrante si se da unilateralmente. El problema reside en que si bien existen diferentes tipos de amor, seguimos sin poder disfrutar de la fugacidad de los sentimientos, insistimos en que sean durables y de propiedad privada. Pero la prueba de que no es así está en las promesas de fidelidad de por vida, ¿porque prometeríamos si realmente el amor fuera para siempre? Creo que las condiciones culturales imposibilitan, por el momento, un tipo de amor que pudiera zafar de las contradicciones señaladas.

 

Las minorías sexuales, con su visibilidad, militancia y conquistas políticas, ¿están haciendo una revolución en el campo del amor?

Más que en el campo del amor, en el de los derechos humanos y de las libertades individuales. Pues si bien tener reconocimiento social puede producir un "mejor" tipo de amor, no debería olvidarse que los heterosexuales tienen desde siempre ese tipo de reconocimiento y eso no los pone a salvo del sufrimiento amoroso. 

 

Usted prologó un libro del sexólogo Juan Carlos Kustnezzoff, columnista del programa radial de su hijo Andy. ¿Por qué cree que cuando se habla a los jóvenes no se piensa el cuidado al otro como un acto amoroso?

Supongo que es porque el discurso puramente sexual vende mejor que el previsor. Difundir el cuidado del otro (y el propio) como una demostración de amor sería revolucionario, pero habría que ver si los oyentes seguirían fieles a un discurso que dejara de ser arrolladoramente hiperactivo y divertido. Aunque habría que encontrar la forma de hacer divertido al preservativo y de que nos calentáramos con la posibilidad de usarlo.

 

¿Por qué los amores perros terminan siendo románticamente inolvidables?

Porque son imposibles, porque nos alejan de la rutina. Los amores "normales", en cambio, terminan devorados por la cotidianeidad, se desgastan en el acostumbramiento.

 

En este mismo suplemento, en el cuestionario Marcelle Proust, dijo que le gustaría ser la vagina de Catalina II.

Elegí a Catalina II porque se regodeaba con mutiplicidades amorosas y era sexualmente politeísta, el monoteísmo suena abrumadoramente aburrido. No obstante, en el fondo todos buscamos el amor eterno y, como es bastante improbable, sufrimos por abrigar ese preconcepto. En cambio si aceptáramos lo huidizo del enamoramiento, sabríamos que se goza poco tiempo pero amaríamos con mayor intensidad y sin tener que sufrir el despreciable duelo pos-relación.

 

¿Hay diferencias entre lo que las jóvenes y sus pares adultas esperan y depositan en la relación amorosa?

Creo que las niñas tienen menos perjuicios sexuales que las adultas, pero como seguimos viviendo en una sociedad machista, también ellas son juzgadas como "ligeras de cascos" ante situaciones en las que los varones son positivamente valorados, no solo por los pares, sino también por los adultos. Por su parte, las maduras (si lucen deseables) son bastante requeridas por los jóvenes y es lógico que así sea: tienen mayor experiencia en la cama, suelen ser económicamente independientes y no exigen relaciones formales ni hijos.

 

Entonces sabe tan lindo sentirse enamorada justamente por aquello de “Basta de realidad, queremos promesas”…

Sentir enamoramiento es lindo si podemos abrigar esperanzas respecto de la otra persona. La atracción reside en que nos ocurre algo que no podemos controlar con la razón, se trata del deseo, de una especie de velo que impide ver las precariedades de lo humano, sólo se ve lo maravilloso, lo anhelado. Además es seductor creer que alguien nos eligió, que está pendiente de nosotros, que nos quiere. En el discurso platónico el amor es uno de los estados de la locura, una especie de enfermedad que, cuando nos acaece, nos hace sentir que tenemos alas y que juntos podemos volar.

 

 

Principal

Libros

Trayectoria académica

Capítulos de libros

Publicaciones

Medios masivos