Esther Díaz

ESTHER DÍAZ

Doctora en filosofía

Principal

Libros

Trayectoria académica

Capítulos de libros

Publicaciones

Medios masivos

 

Columna Cátedra

(Nota aparecida en la revista «N» de Clarín, el 01-10-10)

Esther Díaz es Doctora en Filosofía (UBA) y Directora de la Maestría en Investigación  Científica de la UNLa, donde organiza la Jornada “Biopolítica, Inmunidad y Estado de Excepción” a realizarse en Sala Cortázar de la Biblioteca Nacional, el 4 de octubre de 14 a 18 horas con entrada libre y gratuita. Apareció su libro Las grietas del control. Vida, vigilancia y caos (Biblos).

 

¿Qué situaciones o hechos contemporáneos ratifican la vigencia de la biopolítica?

Su vigencia se ratifica, por ejemplo, en la compra de información genética obtenida sin consentimiento para seleccionar recursos humanos con la intención de excluir aspirantes cuyo ADN indique patologías reales o probables; pues la biopolítica es administración y manipulación de la vida de la población desde diversos poderes. En China existen zonas con un 80% de seropositivos debido a la compra de sangre a campesinos paupérrimos. Esa sangre se centrifuga en grandes autoclaves para separar el plasma de los glóbulos rojos. La sangre empobrecida y mezclada se inyecta nuevamente para evitar la anemia y estimular la repetición de la operación, en la que un solo infectado contamina a todos. La venta masiva de sangre es regenteada desde el gobierno central.

 

2) ¿Qué significa vivir en estado de excepción?

Significa perder garantías civiles ante la suspensión del orden jurídico bajo el paradigma de la seguridad. Ese vacío legal les otorga a las personas un valor similar a un helecho, un piojo o un mosquito. Se sufre detención indefinida y torturas ante la presunción de terrorismo, o sometimiento y degradación si se es adicto indigente, inmigrante no deseado o portador de rasgos diferentes. Se mata impunemente a sospechosos. También hay estado de excepción VIP para quienes reciben trato diferencial gracias a sus influencias o gozan de libertad a pesar de estar condenados, mientras la mayoría de los acusados -incluso sin juicio- continúan en prisión. Finalmente, los campos de concentración y el ensañamiento terapéutico con enfermos terminales son manifestaciones del estado de excepción y la biopolítica llevados a sus últimas consecuencias, convertidos en tanatopolítica o poder sobre la muerte.

 

Principal

Libros

Trayectoria académica

Capítulos de libros

Publicaciones

Medios masivos